Servicios Financieros

Las ayudas públicas para la tipología de proyectos en los que colaboramos con nuestros clientes son de dos tipos:

  • Subvención a fondo perdido: se obtiene un porcentaje sobre el presupuesto que se considere financiable.
  • Préstamo bonificado: tratando de conseguir la financiación de un proyecto con un préstamo a interés cero o muy bajo, sin avales si la empresa cumple las condiciones determinadas y hasta un 75% del presupuesto financiable.

Otra práctica cada vez más utilizada por algunos de nuestros clientes es la conversión de un préstamo bonificado por una subvención a fondo perdido, al poder "vender" dicho préstamo.

En muchos casos, el cliente puede optar a diferentes convocatorias, consiguiendo financiación por diferentes ámbitos, complementarios entre sí, lo que puede impulsar la creación y consolidación de departamentos como el de I+D.